Horticultura periurbana: problemas y oportunidades

¿Qué significa periurbano? Es un ecotono, un espacio de transición entre dos ecosistemas, el urbano y el rural que se influyen mutuamente en sus aspectos positivos pero también en los negativos. En territorios con estas características se encuentran en nuestro país, numerosos cinturones hortícolas dispersos por distintas provincias como Tucumán, Salta, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Córdoba, Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, Buenos Aires, etc.

La agricultura urbana y periurbana en el área metropolitana forma parte de un paisaje donde coexisten usos del suelo muy diversos: agrícola, urbano e industrial con las ventajas y desventajas que esto implica. En este territorio, donde habitan 13.7 millones de personas y se concentra en el 0.2 % del territorio nacional un tercio de la población del país (Según INDEC 2007), operan 2.052 empresas hortiflorícolas y viveros que representan el 53,20 % de las explotaciones de la Provincia de Bs. As. y ocupan un 33,25 % de la superficie. Con respecto a producciones de autoconsumo, se identifican 60.000 unidades productivas familiares que ocupan una superficie de 367 has (Pro Huerta AMBA PV 2007-2008). En cuanto a la producción avícola, en el área metropolitana existen 815 granjas productoras de huevos y/o pollos (SAGPyA) y una cantidad muy importante de empresas vinculadas a la actividad avícola.

Son problemas característicos de este territorio la contaminación de los recursos naturales como resultado de la actividad productiva y del entorno, ya sea derivada de los centros urbanos vecinos como de las industrias y la presencia de agro-ecosistemas donde el uso de insumos es muy intenso y se generan rebrotes recurrentes de plagas y enfermedades. En este contexto el agua que es utilizada en los establecimientos hortícolas puede ser vehículo para múltiples microorganismos patógenos o sustancias tóxicas. Si bien existe mucha información generada por distintos organismos de investigación, en muchos casos las tecnologías y procesos productivos que contribuyen a mejorar la situación descripta anteriormente no pueden ser adoptados por muchos productores hortícolas.

Problemas de otra índole pero de igual importancia, son la escasez de mano de obra calificada; la falta de organización del sector, la informalidad de la producción; la ausencia de de asesoramiento técnico, los procesos de urbanización acelerada y desordenada y la falta de ordenanzas municipales que permitan un ordenamiento territorial con la consecuente desaparición de espacios verdes y biodiversidad, la creciente inseguridad que atenta contra la posibilidad de realizar algunas producciones y la tenencia precaria de la tierra que impide hacer las inversiones necesarias. La actividad hortícola además presenta características especiales que la hacen potencialmente riesgosa para la salud de los trabajadores, la informalidad en las relaciones laborales profundiza esta situación.

Pero la importancia de los problemas detectados es equiparable a las oportunidades que tienen estos sistemas. La alta capacidad de generar empleo del sector permite llamar la atención de las autoridades para contribuir a colaborar con los problemas descriptos. Se estima que: por cada hectárea de hortalizas a campo se requieren, en promedio, 275 jornales / año y en producción bajo cubierta 1.350 jornales / año. A ello, debe sumarse las personas ocupadas en el resto de la cadena - selección, empaque, comercialización, proveedores de insumos, asesores, transportistas, etc.

Las hortalizas aportan a la dieta de la población, una alta proporción de los requerimientos de fibras, vitaminas, minerales y nutracéuticos, recomendados para una vida saludable. La media del consumo de hortalizas diarias en nuestro país es alrededor del 50 % de la recomendada por la OMS. Esto debería incentivar a los organismos del estado por ejecutar políticas que promuevan la producción hortícola y el consumo de hortalizas.

Los principales centros urbanos del país están involucrados en la problemática por ser consumidores de los productos obtenidos y por encontrarse a corta distancia del sector productivo. Los horticultores, podrían ser custodios de los recursos naturales y proveer de servicios ambientales a la población urbana. Es por eso que la producción y gestión de los espacios periurbanos está siendo motivo de estudio en muchos países desarrollados.

Para resolver los problemas y aprovechar las oportunidades se requiere de la tarea mancomunada de todos los actores de la cadena e instituciones del estado involucradas. En abril de este año la presidenta de la nación Cristina Fernández de Kirchner, firmó un convenio de cooperación con 8 municipios bonaerenses para el desarrollo de la agricultura periurbana. A través de este acuerdo, se otorgarán más de $ 20 millones en aportes no reintegrables para el desarrollo de la frutihorticultura en Exaltación de la Cruz, Escobar, Mercedes, Luján, Gral. Rodríguez, Marcos Paz, Moreno y Pilar. El mismo será instrumentado por la SAGPyA y el INTA y busca aumentar y organizar la producción de manera sustentable, en especial en épocas de baja oferta, y alcanza a 3.000 has y más de 400 productores.

Dentro del INTA hace tiempo se está analizando la necesidad de profundizar acciones en este territorio. Recientemente se ha constituido en el Centro Regional Buenos Aires Norte una nueva unidad especializada en la producción urbana y periurbana; además dentro de sus herramientas programáticas desde julio del 2006 se está ejecutando un proyecto de investigación que pertenece al Programa Flores Hortalizas y Aromáticas que cuenta con participantes de distintas unidades de INTA, y otros organismos públicos (UBA, UNLP, UNR, UNS, UNER, UNac. Gral Sarmiento, Univ. Mar del Plata, SENASA, MCBA, SAGPYA, Secretaría de Política Ambiental, etc).

Este proyecto tiene como objetivo evitar la contaminación ambiental en los cinturones periurbanos de nuestro país, mejorar la calidad y seguridad alimentaria de la población y la seguridad e higiene de los agentes involucrados en la producción de hortalizas. Esta inspirado en el pensamiento complejo en oposición al modo tradicional de pensamiento, que divide el campo de los conocimientos en disciplinas atrincheradas y clasificadas y en una mirada ambiental donde el ambiente es un objeto complejo, que conjuga entes híbridos hechos de naturaleza, de tecnología y de textos . La metodología utilizada ha sido el trabajo en equipo y relacionamiento interinstitucional (hacia adentro y fuera del proyecto). La investigación a través de encuestas y análisis para llegar a un diagnóstico elaborado entre todos los participantes, donde los productores reciben posteriormente los resultados y capacitaciones sobre distintos aspectos que comprende la problemática. La búsqueda de alternativas que permitan aportar soluciones técnicas ya sea a través de ensayos nuevos o de la revisión bibliográfica y el contacto con especialistas en el tema. La generación de espacios de intercambio: reuniones con el sector periurbano (organismos públicos y privados -medioambiente, producción y salud, productores y otros vinculados). Producto de estos intercambios será la publicación de un vademécum hortícola de distribución gratuita para los productores elaborado gracias al trabajo de técnicos del MCBA, SENASA, SAGPYA, Ministerio de la Prov. de Bs. As., INTA y de la Asoc. de Ings. Agrs. de La Plata.

Un cambio de contexto percibido por aquellos que estamos involucrados en este tema es el creciente interés que existe en nuestra sociedad por esta problemática, ya que desde sus inicios el proyecto ha sumado participantes que ha realizado aportes importantes de trabajo y conocimiento. Queda abierta la invitación a todos aquellos interesados a sumarse a trabajar con nosotros o a aportar experiencias que puedan enriquecernos.

Ing. Agr. MSc Mariel Mitidieri

INTA San Pedro

E-mail: mmariel@correo.inta.gov.ar

Fuente

  • Barsky, A. 2005. El periurbano productivo, un espacio en constante transformación. Introducción al estado del debate, con referencias al caso de Buenos Aires. Scripta Nova Vol. IX, No. 194. Disponible en Internet: http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-194-36.htm
  • Mitidieri M. 2006. Proyecto INTA PNHFA 3141 Desarrollo de Tecnologías de procesos y gestión para la producción periurbana de hortalizas
  • Piola, M. y Mitidieri, M. 2007. Una mirada ambiental para un proyecto de investigación y transferencia de tecnología del INTA. El caso de los cinturones periurbanos y la producción hortícola. XXX Congreso Argentino de Horticultura. 1er. Simposio Internacional de Cultivos Protegidos. ASAHO. La Plata, 25 al 28 de septiembre de 2007
  • Piola, M. y Mitidieri, M. 2007. Estudio sobre incentivos y obstáculos en el consumo de frutas y hortalizas en mujeres del área metropolitana de Buenos Aires, Argentina. Un aporte para el diseño de estrategias de promoción. XXX Congreso Argentino de Horticultura. 1er. Simposio Internacional de Cultivos Protegidos. ASAHO. La Plata, 25 al 28 de septiembre de 2007
  • Martínez Quintana, O.; Zabalo, J. J.; Castro, D. y Mitidieri M. 2008. INTA CRBAN Caracterización del territorrio Agricultura urbana y periurbana AMBA